La start-up Oscillum del PCUMH comienza a testear en frutas su tecnología capaz de detectar el estado de descomposición de un alimento

23/06/2022

Parque Científico de la UMH

La etiqueta biodegradable desarrollada por la start-up Oscillum del Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández (PCUMH) de Elche es capaz de detectar el estado de descomposición de un alimento. Así, esta tecnología cambia de color, como un semáforo, en función de la fase en la que se encuentre la materia prima. Hasta la fecha, la empresa ha testeado y comprobado la efectividad de esta etiqueta en productos frescos como la carne, el pescado o el marisco. Para continuar avanzando en su investigación y ampliando el abanico de alimentos en los que puede utilizarse, actualmente la compañía ha comenzado a trabajar en la adaptación de esta tecnología para la fruta.

“En alimentos como las frutas, la etiqueta será capaz de mostrar a través de colores el estado de madurez del producto”, señala el cofundador de Oscillum Luis Chimeno. Y añade: “Este indicador tendrá una gran utilidad no solo para los consumidores, sino también para los supermercados, las empresas de logística o las compañías productoras”. La innovadora tecnología desarrollada por la empresa del PCUMH se compone de una mezcla de polímeros y sensores químicos. Los polímeros son la matriz de la etiqueta ya que le confieren las propiedades mecánicas. Por su parte, los sensores químicos analizan el alimento y son capaces de detectar las moléculas producidas por la descomposición de los alimentos. La etiqueta, además, es biodegradable e inocua para el medio ambiente y para el alimento en sí.

Gracias a esta nueva etapa de investigación, la empresa continúa avanzado en su objetivo, que pasa por ayudar a reducir el desperdicio de alimentos. “En muchas ocasiones desechamos productos ante la mínima duda: el color o el olor nos parece aspectos determinantes a la hora de consumirlos. Sin embargo, las propiedades organolépticas son parámetros de calidad no de seguridad”, indica Chimeno. El cofundador de la empresa también añade que gracias a esta etiqueta ese desperdicio podrá reducirse significativamente ya que el consumidor sí contará con un parámetro válido que indicará de manera efectiva si el alimento es apto o no para el consumo.

Oscillum está impulsada por los graduados en Biotecnología por la UMH Luis Chimeno, Pilar Granado y Pablo Sosa, y surgió tras ser uno de los proyectos participantes del programa Maratón de Creación de Start-ups UMH. Además, gracias a su innovación, la empresa ha sido reconocida como una de las mejores ideas del año 2019 o empresa con alto potencial y compatibilidad con la economía verde.

Volver
Política de cookies En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información aquí. Continuar