La multinacional DSM distribuirá en exclusiva Biomilk 300, un biosensor desarrollado por la biotecnológica vasca BIOLAN para llegar al sector lácteo de todo el mundo

05/03/2018

Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia

BIOLAN es la primera firma del mercado que desarrolla y diseña biosensores únicos para medir la calidad y seguridad de los productos alimentarios

BIOLAN cuenta con delegaciones comerciales en Indonesia, Chile, Ecuador, México y Marruecos, a las que este mismo año se sumará una oficina en Tailandia

BIOLAN MICROBIOSENSORES, primera firma en el mundo que desarrolla biosensores para la medición de la calidad y seguridad de productos agroalimentarios ha firmado un acuerdo con la multinacional tecnológica DSM, con actividad en el sector salud, nutrición y de materiales, que a partir de ahora comercializará en exclusiva su innovador desarrollo para analizar el nivel de lactosa en la leche, BIOMILK 300. Este acuerdo permitirá a la compañía biotecnológica ubicada en el Parque Tecnológico de Bizkaia, incrementar su facturación durante este ejercicio ya que abre la puerta al mercado global a este biosensor que detecta y mide la cantidad de lactosa  residual en tan sólo tres minutos.

Una de las 50 pymes europeas más innovadoras

Con sede en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia, BIOLAN es la primera firma en el mundo que diseña y desarrolla biosensores para el sector alimentario. Comenzó su andadura en 2006 y contó con el apoyo del Gobierno Vasco a través del Grupo SPRI, y de otras instituciones, desde su nacimiento como startup hasta su consolidación como empresa pionera en el sector de la biotecnología. Considerada hoy por la Comisión Europea una de las 50 pymes más innovadoras del continente, BIOLAN ha invertido más de 10 millones de euros desde el año 2009 en investigación y desarrollo para liderar el mercado de los biosensores, la nueva referencia en la tecnología destinada al control alimentario.

Los biosensores son sistemas compactos de análisis que usan reacciones biológicas para proporcionar resultados cuantitativos. BIOLAN ha desarrollado en este campo aplicaciones precisas, rápidas, sencillas y competitivas capaces de medir lactosa, glucosa, sulfito o histamina en alimentos, en un campo, el de la seguridad alimentaria, que cada vez tiene más importancia debido al incremento en todo el mundo de personas alérgicas o intolerantes a ciertos alimentos como a la lactosa.

BIOLAN, que nacía en 2006 como una startup, cuenta con una plantilla de cerca de 40 personas, en su mayoría licenciados y doctores, y con una gran presencia femenina; el 77% de sus trabajadores son mujeres. La firma cuenta con delegaciones comerciales en Indonesia, Chile, Ecuador, México y Marruecos a las que este mismo año se sumará una oficina en Tailandia.

En su planta del Parque Tecnológico de Bizkaia, su sede central, la compañía lleva a cabo nuevos desarrollos y mejoras en los productos que ya tienen en el mercado, abarcando áreas tecnológicas como la electroquímica, electrónica y bioquímica. “En el mundo del análisis de la histamina en el atún, del sulfito en los crustáceos y de la lactosa en la leche y derivados, somos ya prácticamente los más importantes del mundo pero vamos a serlo con mucha más diferencia y en dos años vamos a conseguir una cuota mayor de mercado”, destaca Asier Albizu, CEO de BIOLAN.

BIOMILK, BIOWINE, BIOFISH…

Además de BIOMILK 300, el efectivo dispositivo para detectar las concentraciones de lactosa residual en productos deslactosados, BIOLAN investiga en aplicar otras tecnologías para desarrollar biosensores más avanzados que permitan medir nuevas alérgenos, anticuerpos, aminoácidos o conservantes en diferentes productos alimentarios.

Hasta la fecha la empresa ya comercializa BIOWINE, un biosensor multiparamétrico capaz de detectar de forma rápida, sencilla y precisa los niveles de ácido glucónico, ácido málico, ácido láctico, sacarosa, azúcares e histamina en el vino.

También han desarrollado BIOFISH, un biosensor que detecta histamina en el pescado azul y que cuenta con la certificación del Instituto de Investigación AOAC (AOAC PTM Performance Tested) para la determinación de histamina, en atún, caballa, sardina y anchoa crudas así como en atún cocido, atún enlatado en aceite y en agua, caballa enlatada en salsa de tomate, sardina en escabeche y pescado azul salteado y enlatado. Además, BIOFISH también permite cuantificar la concentración de sulfito en crustáceos y en el agua de cultivo de los mismos.

Esta área de negocio de pescado BIOFISH, aporta al grupo BIOLAN el 50% de su facturación total. El área de los dispositivos para medir sulfitos en los crustáceos supuso el 25% de las ventas totales de 2017, mientras BIOMILK y BIOWINE aportaron el 15% y el 10%, respectivamente de la facturación total de la compañía biotecnológica vasca.

BIOLAN cuenta con un gran potencial de crecimiento y proyección por su gran capacidad investigadora e innovadora para ampliar el portfolio de productos de forma muy competitiva, y su carácter único en el mercado mundial, al dedicarse casi en exclusiva a desarrollar biosensores para control y seguridad agroalimentaria.
 

Volver
Política de cookies En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información aquí. Continuar